Las connotaciones del color azul son mayoritariamente aceptadas, es el color preferido, el color de la simpatía y, pese a ser un color frío, representa la fidelidad y la serenidad

Por ser el color del cielo y del mar posee connotaciones de frescura, limpieza y pureza. Pero lo cierto es que el color azul posee muchos significados culturales, como la idea de fidelidad. En inglés “true blue” significa fiel hasta la médula y el color azul es obligatorio en el rito nupcial. 

Aunque asociamos el color azul al agua, realmente el agua es transparente. Cuando vemos el mar de color azul es porque se refleja el color del cielo, que sí es azul a determinadas horas del día. El mar puede ser azul, verde, violeta, incluso rojizo o amarillento en una puesta de sol. Los grandes edificios con oficinas con grandes cristaleras se ven azules del mismo modo, porque reflejan el color del cielo.

 

foto de madrid, de una torre de la castellana en construcción, con cristales que reflejan el azul del cielo

foto en la que se observa como las montañas desde lejos son azules

Nuestra relación con el color suele ser proyectiva, proyectamos nuestros prejuicios o convencionalismos en los objetos (azules sustractivos), atribuyendo cualidades falsas o simplificando la realidad. Las connotaciones de color azul son añadidos, son prejuicios.

El artista, el pintor sobretodo, es un observador, para él las cosas no tienen un color concreto, ni una connotación previa, sino que los objetos son únicos; los objetos cambian de color y de matiz según la hora del día. La distancia afecta en la percepción del color del objeto, pero también las emociones. Para el pintor ni el cielo, ni el mar, son azules; ni los troncos de los árboles, ni las montañas, son marrones. El artista decide si quiere plasmar la realidad o su propia realidad.

Si la próxima vez que observe una montaña presta atención descubrirá que puede tener otros colores, si se fija bien, y aparta sus convencionalismos, verá que es azul. Las montañas desde lejos son azules o de un marrón violeta o azulado. 

Connotaciones del color azul y las leyes de La gestalt

Las leyes de La Gestalt de la psicología del color demuestra que los objetos distantes tienden a percibirse como colores fríos, como el azul, el verde o el violeta azulado. Por el contrario, los objetos cercanos tienden a verse cálidos. Esto es debido a la ley de la psicología del color de “la figura y el fondo”. Los objetos distantes forman parte del fondo y los cercanos de la figura. Los colores intensos parecen formar parte de lo cercano y los colores pálidos de lo lejano, los pintores paisajistas plasman este hecho en sus cuadros. Los colores intensos también forman parte de la figura, mientras que los pálidos del fondo.

En este gráfico observamos como el color A en relación con el B se percibe con más contraste, y más oscuro, que el mismo color A al relacionarse con el color C. La ley de la Gestalt de contraste simultáneo hace que percibamos de manera distinta el mismo color cuando se relaciona con otros. 

 

gráfico con variaciones del color azul donde se aprecia como el mismo color por la ley de contraste simultáneo se percibe con diferente intensidad por la influencia de los colores adyacentes

Los colores azules son fríos, pero con matices. Puede haber azules cálidos si le añadimos la suficiente cantidad de amarillo y magenta. El color C lleva un 46 % de magenta y un 78 de cyan, lo que hace que se perciba como cálido, pero sobretodo si lo relacionamos un un color frío cyan al 100% . El mismo color C parece más claro y menos cálido cuando lo relacionamos con el color E que lleva un 100 % de magenta y de un 100% de cyan.

La percepción del color depende de los colores adyacentes, esto lo saben bien los pintores y los fotógrafos. Otro factor es en este caso la temperatura de color del monitor con el que observa esta imagen y, en el caso de que estuviese impresa influiría si la luz es natural o artificial.

Lo cierto es que las connotaciones del color azul pueden ser frías por su asociación a la temperatura o por proyección cultural; los labios o la piel se ponen azules cuando tenemos frío. Una lengua azul indica enfermedad.

Pero las connotaciones del color azul son innumerables, aunque están consensuadas. En general se considera que el azul es un color frío, pero no todos lo son, como en azul marino, que es frío y cálido por contener el rojo (que a su vez contiene magenta y amarillo). El azul claro, o azul cyan, aunque es frío es un color amable, suave, que se usa en la ropa infantil. El azul de Prusia, descubierto por el pintor Heinrich Diesbach, es un color menos frío, pero sofisticado, no es tan brillante como el ultramar porque es un color atmosférico, contiene algo de rojo y verde que lo oscurece.

Por convención el color azul transmite serenidad, el azul oscuro también transmite poder, por esto los trajes de la policía son azules y la mayoría de los bancos o aseguradoras emplean el color azul. Las connotaciones del color azul en el medio urbano tienen también valores de autoridad o de aviso. Las líneas azules indican que el aparcamiento es limitado. En las señales de tráfico de prohibición de aparcamiento la combinación del rojo y el azul ultramar funcionan perfectamente: el rojo indica advertencia y el azul oscuro autoridad.

 

parada-auto-busconnotaciones de color azul en el cielo de madrid de la gran víaconnotaciones del color azul en las señales de tráfico, como en la de parking y prohibición de aparcamiento

 

Una de las connotaciones del color azul es la elegancia, por eso se prefiere también en los trajes, las corbatas, los coches de representación, etc

El azul es el color favorito para los automóviles, en la ropa queda bien en cualquier estación, sólo es controvertido para pintar las paredes, ya que puede resultar opresivo o depresivo estar en un recinto completamente azul. Las connotaciones del color azul en la alimentación ya no son tan buenas, resulta negativo para los alimentos, ninguna bebida o comida azul resultaría aceptable. El color azul en los alimentos, al igual que las connotaciones del verde en las bebidas, será rechazado por su relación con el veneno.

Las connotaciones del color azul también podrían ser religiosas. Hay una preferencia general por el color azul, el azul es color divino, el color del cielo. Mientras que el azul es el color divino el verde es un color terrenal. En importantes religiones el azul es el color de los dioses. La piedra semipreciosa lapislázuli es una piedra sagrada de color azulado. El dios egipcio Amón se representa con la piel azul, al igual que el dios indio Visnú y el dios Rama. Muchas iglesias pintan la cúpula de azul cielo, que simboliza la bóveda terrestre.

La flor del cardo es azul, “no me olvides”; En la poesía de los trovadores aparece Staete, una mujer vestida de azul que representa la fidelidad. En el retrato de Madame Pompadour, pintado por Francois Bocher en 1758, se representa en el pecho una flor azul, justo a la altura del corazón. Aquí las conotaciones del color azul son amorosas, ya que simbolizaba una declaración de amor a Luis XV.

El retrato de Madame Pompadour, pintado por Francois Bocher en 1758, representa en el pecho una flor azul,  simbolizaba una declaración de amor a Luis XV

¿Y cómo no? también hay connotaciones del color azul sexuales. Se llamó “el milagro azul” a la Viagra, a la pildora para la insuficiencia sexual.

las pastillas de viagra son de color azul, el milagro sexual

Rompiendo la norma o el consenso, puede haber connotaciones del color azul asociadas a las mentirijillas, a las mentiras sin importancia. En Holanda a las metirijillas (a las mentiras sin importancia) se les llama “esto no son más que florecillas azules”.

Las connotaciones del color azul en el arte, en la poesía y en la literatura son importantes. Como este fragmento en el poema de Albertí dedicado a Picasso:

"Azul, blanco y añil,
postal y marinero.

De azul se arrancó el toro del toril,
de azul el toro del chiquero.
De azul se arrancó el toro.
¡Oh, guitarra de oro,
oh toro por el mar, toro y torero".

"España
fina tela de araña,
guadaña y musaraña,
braña, entraña, cucaña,
saña y pipirigaña,
y todo lo que suena y que consuena
contigo: España, España".

Puedes verlo completo aquí.

En el arte las connotaciones del color azul se asocia a la pureza, a la verdad o a las emociones. Para Henri Matisse los tomates eran azules. Yves Klein pintaba cuadros con figuras completamente azules, de azul ultramar. Picasso tuvo su época azul, donde predominaba este color. El grupo expresionista alemán de las vanguardias de principio de siglo se llamaba el "jinete azul".

Como no, también hay connotaciones del color azul en la poesía, en la de Rubén Darío, en su libro de cuentos y poesías titulado Azul: 

En las pálidas tardes
yerran nubes tranquilas
en el azul; en las ardientes manos
se posan las cabezas pensativas.
¡Ah los suspiros! ¡Ah los dulces sueños!
¡Ah las tristezas íntimas!
¡Ah el polvo de oro que en el aire flota,
tras cuyas ondas trémulas se miran
los ojos tiernos y húmedos,
las bocas inundadas de sonrisas,
las crespas cabelleras
y los dedos de rosa que acarician!

En las pálidas tardes
me cuenta un hada amiga
las historias secretas
llenas de poesía:
lo que cantan los pájaros,
lo que llevan las brisas,
lo que vaga en las nieblas,
lo que sueñan las niñas.

Una vez sentí el ansia
de una sed infinita.
Dije al hada amorosa:
--Quiero en el alma mía
tener la aspiración honda, profunda,
inmensa: luz, calor, aroma, vida.
Ella me dijo: --¡Ven!-- con el acento
con que hablaría un arpa. En él había
un divino aroma de esperanza.
¡Oh sed del ideal!

Sobre la cima
de un monte, a medianoche,
me mostró las estrellas encendidas.
Era un jardín de oro
con pétalos de llama que titilan.
Exclamé: --¡Más!...

La aurora
vino después. La aurora sonreía,
con la luz en la frente,
como la joven tímida
que abre la reja, y la sorprenden luego
ciertas curiosas mágicas pupilas.
Y dije: --¡Más!... Sonriendo
la celeste hada amiga
prorrumpió: --¡Y bien! ¡Las flores!

Y las flores
estaban frescas, lindas,
empapadas de olor: la rosa virgen,
la blanca margarita,
la azucena gentil y las volúbiles
que cuelgan de la rama estremecida.
Y dije: --¡Más!...

El viento
arrastraba rumores, ecos, risas,
murmullos misteriosos, aleteos,
músicas nunca oídas.
El hada entonces me llevó hasta el velo
que nos cubre las ansias infinitas,
la inspiración profunda,
y el alma de las liras.
Y lo rasgó. Allí todo era aurora.
En el fondo se vía
un bello rostro de mujer.

¡Oh, nunca,
Piérides, diréis las sacras dichas
que en el alma sintiera!
Con su vaga sonrisa:
--¿Más?... --dijo el hada. Yo tenía entonces
clavadas las pupilas
en el azul; y en mis ardientes manos
se posó mi cabeza pensativa...