Convierte a tus enemigos en maestros, a tus errores en lecciones y al amor en tu único guía

Maestros Creativos:"Convierte a tus enemigos en maestros, a tus errores en lecciones y al amor en tu único guía".

Un día se me ocurrió esta frase que sintetizaba todo lo que aprendí en los cursos de "sabiduría emocional y  en "conciencia de la conciencia" del maestro -del Doctor- Julio Herrero Lozano, Director de La Escuela Granada en Madrid.

¿Quienes son los maestros creativos? Denomino a cualquiera que haya venido al mundo a cambiar un paradigma, en cualquier ámbito. En el arte sería indispensable citar a Pablo Picasso, etc; en el mundo científico a Einstein o Nícola Tesla, etc; en la gastronomía Ferran Adrià. Hasta un fontanero puede ser un maestro creativo cuando ha inventado algo que ha cambiado el modo de hacer las cosas.

Convierte a tus enemigos en maestros, a tus errores en lecciones y al amor en tu único guía sintetiza la sabiduría de nuestros maestros creativos. los aforismos nos permiten contener un conocimiento complejo y amplio en un espacio pequeño. Son como unos comprimidos de conocimiento. Al recordar la frase las sustancias nutritivas del comprimido refuerzan un conocimiento.

La creatividad está muy unida a este concepto, nada se puede crear sin amor, sin lo que aprendemos de nuestros errores y de los errores ajenos.

Detrás de esta frase, de este aforismo, está también inherente la sabiduría de Buda. Él llego a la iluminación al superar la dualidad. *"La dualidad era solamente una ilusión". Al superar la jaula de la mente, que crea dualidades, descubrimos que somos una totalidad y no una unidad solamente, no estamos separados.

Somos como las células de un cuerpo que se creyesen independientes de éste, cuando en realidad están interconectadas en un sistema mayor. Somos como un organismo (como la conciencia colectiva que estudió Carl Gustav Jung). Somos un binomio, una realidad compuesta de dos caras integradas, pero no elementos independientes per se.

"El hombre se encuentra entre la plenitud y el vacío. Cuando su fuerza se une a lo pleno, entonces actúa en lo pleno configurando. Esta configuración siempre es de alguna manera buena. Cuando su fuerza se une a lo vacío actúa mediante ello disolvente y destructivamente, en tanto que lo vacío nunca puede ser configurado, sino que sólo aspira a saciarse a costa de lo pleno. Así unida, la fuerza humana convierte a lo vacío en el mal. Cuando tu fuerza configura lo pleno, entonces lo hace gracias a su unión con ello. Pero para que tu configuración se mantenga es necesario que tu fuerza continúe uni­da a lo pleno".  El libro Rojo de C. G. Jung. Página 229. - ia ed. - Ciudad Autónoma de Buenos Aires : El Hilo de Ariadna, 2012.

En la totalidad no hay vacío, ni ilusión de separación. Se viaja de la confusión a la comprensión y a la aceptación.

Al transformar el error en una lección hemos llegado a una de las vías de aprendizaje más válidas gracias a la experiencia propia. Por el contrario, El aprendizaje o pensamientos sin la experiencia propia son las programaciones colectivas (Émile Durkheim*), que no son del todo válidas hasta que las confirmamos, incluso correctas son un ancla en el pasado. Estas programaciones del exterior, las creencias, son limitantes, impiden el cambio y cualquier creación innovadora. Por esta razón el creativo pone en duda todo.
*El conjunto de creencias y sentimientos del término medio de una misma sociedad forman un sistema determinado que tiene vida propia, que podemos llamarlo conciencia colectiva o común. Es, pues, algo completamente diferente respecto las conciencias particulares, aunque expresadas en un solo individuo

El error es la lección.

No hay creación a partir del sufrimiento, el sufrimiento bloquea nuestras facultades e impide un resultado creativo. Otra cosa es que la creatividad se pueda emplear como una terapia para transcender ese estado.

Al transcender el dolor del error llegamos a la enseñanza, a la lección. Si sufrimos por el dolor del error se produce el sufrimiento, un punto muerto, un callejón sin salida. Por ello, agradeceré el error como fuente de aprendizaje. Pero rechazaré el sufrimiento como prolongación del dolor producido por el error.

Vemos la diferencia entre dolor y el sufrimiento. El primero solo sucede la primera vez y el segundo es el recuerdo prolongado del dolor. Como un niño* que se pilla un dedo en la puerta, le duele solo al pillarse pero si le distraes se olvida del dolor y deja de sufrir. Del mismo modo, si centramos la atención en otro foco ya no hay sufrimiento temporalmente, pero si cambiamos ese dolor por una lección eliminamos el sufrimiento inútil definitivamente.

*Te puede interesar leer algo sobre el enfoque constructivista de Piaget, sobre "como es la inteligencia y el desarrollo cognitivo temprano".

Que nadie se engañe, no se puede crear desde el sufrimiento, la memoria del dolor, porque la creatividad es el estado más elevado de la inteligencia. Y la inteligencia necesita una mente serena y una conciencia directiva. La inteligencia emocional*.

*El término fue acuñado y definido por Wyne Payne en 1985, aunque la expresión ya fue citada por Beldoch y Leuner décadas antes. Fue Howard Gadner, quién lo precisó más definiendo las inteligencias multiples. La difusión del término se debió a Daniel Goleman. con su libro Inteligencia emocional en 1995.

El amor como nuestro guía

Cuando me refiero al amor, no lo hago específicamente pensando en el amor de pareja, sino en un sentido global. La capacidad creadora es un acto de amor.

Cuando el amor es nuestro único guía hemos comprendido que al amarnos a nosotros mismos podemos amar a los demás. La frase de Jesucristo "Ama a los demás como a ti mismo" encierra una profunda sabiduría que se centra en el amor a uno mismo como medida del amor a los otros y no en el dolor o en el sufrimiento. Si me limito te limito. Amar no es desprenderse, amar no es recibir: amar es llenarse para dar. La frase de Cristo encierra está pregunta ¿Cómo vas a amar sino te amas a ti mismo? ¿cómo vas a dar sino te has llenado, si eres un cuenco vacío?

Crear es llenarse para dar. Al dar te llenas más y no es un problema si el que lo recibe no lo entiende, en cualquier plano. Tarde o temprano el mensaje llega para el que quiere entender. ¿cuantos artistas crearon obras maravillosas que no se comprendieron en su tiempo?

En cierto modo crear o amar es una forma sana de egoísmo, es quererse, es llenarse de todo lo que nos produce satisfacción, conocimiento y sabiduría. Es llenarse para dar en todo lo que hacemos, sentimos y pensamos.

Un día conocí a un grabador litógrafo y me contó que él era el heredero de unos conocimientos secretos transmitidos de generación en generación que hacían que sus grabados fueran únicos, me contó lo importante que era mantener el secreto generacional. Pero él era el último de su genealogía y yo le pregunté ¿qué pasaría con todo los secretos cuando muriese? ¿no moriría ese conocimiento definitivamente?

El conocimiento que no difundes muere contigo. En realidad somos un canal, un conducto por el que fluye el conocimiento universal. Ese conocimiento se particulariza al pasar por nosotros. Un creativo que revela un secreto recibe muchos más, mientras que la retención es un bloqueo creativo.

Crear es amar. Amar es dar sin vaciarse porque te estás llenando continuamente. Pero amar es también multidireccional. No es solo enfocarse en una dirección, como en el amor de pareja, sino que se proyecta en todo cuanto hacemos.

Como diría Julio Herrero Lozano (Cofundador de la Escuela Granada en Madrid, médico psiquiatra, terapeuta y escritor), además de un egoísmo sano "hay un egoísmo insano", un egoísmo tonto que no nos deja crecer. Es ese egoísmo , el que no beneficia al otro, el que frena nuestro crecimiento como personas y como maestros creativos. Si no estamos para beneficiar al otro nos perjudicamos.

Querese es también aceptar que el error es una vía de aprendizaje, de transformación. Algo tan aceptado en la ciencia -como el método científico experimental del acierto-error - no lo aplicamos personalmente y no lo aplicamos en la creatividad.

Ser responsable y no culpable nos lleva a descubrir que no hay enemigos

El error del otro es lo que llamamos erróneamente enemigo. La consideración del error del otro como culpa y no como lección es una forma de autodestrucción. Porque de este modo no asumimos nuestra responsabilidad, que sustituya a la culpa por la responsabilidad. De modo que perdemos el control debido a que ese poder queda fuera, en el otro. Hemos perdido el poder al no asumir que somos nosotros los que nos hacemos daño con los errores del otro.

Asumiendo que somos el centro de los que nos sucede, nos queda eliminar la culpabilidad, la extrinseca y la propia. Hacerse culpable es muy diferente a sentirse responsable. Cuando te sientes culpable el dolor permanece en forma de sufrimiento.

El Dr. Julio Herrero, nos ilumina con estas palabras: "Pagué un primer precio por mi error con el dolor, pero sufrir es pagar más de una vez por el el mismo error ". No paguemos más de una vez por el error. El error es la lección, si no la aprendemos volverá indefinidamente en forma de sufrimiento, volverá de una forma u otra. Vendrá otro maestro al que llamaremos erróneamente "enemigo". Rompamos con el eterno retorno*, por pasar del espacio psicológico al filosófico.

*Término desarrollado por Friedich Nietzsche, que indica, por un lado, una visión circular del tiempo, que incluye los éxitos y los fracasos. Pero no solamente subyace esta la idea de repetición, sino también la idea de la importancia crucial de vencer el miedo para ser consciente de cada uno de los momentos de tu vida, con sus subidas y bajadas. De modo que si tuvieras la oportunidad de vivir de nuevo pudieras afirmar que no cambiarías ni un instante de tu vida.

No hay enemigos. Cuando descubrimos que nuestros supuestos enemigos al atacarnos nos han hecho más fuertes, podemos incluso sentir agradecimiento por aquello que inicialmente fue doloroso. Esos supuestos enemigos se han transformado, de algún modo, en nuestros maestros creativos, que el dolor que nos causaron no es más que una fuente de aprendizaje, hemos rebasado la línea que nos convertía en víctimas para ser maestros creativos de nuestra vida. Hemos dejado de ser reactivos, ya sea con sufrimiento, enfado o angustia.

La meditación y la PNL

La meditación y el registro de emociones del D.r Julio Herrero Lozano son dos buenas vías. Un método que gracias a él he experimentado, en sus cursos. Una vez observada y reconocida la emoción mediante la observación viene la reprogramación.

En la meditación estamos en el plano del observador, este estado permite observarnos desde fuera y convertir el dolor en aprendizaje y eliminar el sufrimiento. En este estado como observadores somos maestros creativos, al observarnos podemos tomar partido por el autoaprendizaje.

Además de la meditación la programación neurolingüística, conocida también como PNL, es otra vía análoga utilizada en la psicología. Creada por Richard Bandler y John Grinder. Un sistema de reprogramación mental muy efectivo.

Formatear el disco duro, reinstalar el sistema operativo se hace desde fuera. Esto es análogo a meditar. Cualquier informático sabe que no se puede restaurar o actualizar un sistema operativo desde si mismo, se hace desde fuera del propio ordenador (computador) con un CD-ROM. Fuera de la jaula de la mente podemos crear lo impensable y auto modificarnos.

Observar, comprender y hacer son los motores del cambio.  Los creadores saben transformarse, cambiar su realidad y la que les rodea. Todo cuanto nos rodea ha sido creado, mediante evoluciones, revoluciones o mutaciones.

Revisando a José Ortega y Gasset, ser creativo es ser capaz de cambiar mi yo y mis circunstancias. No somos producto de un designio incierto, somos aquello que nos proponemos, aquello por lo que apostamos, fluyendo y no luchando.

Con la meditación salimos del plano del cuerpo, del plano del pensamiento y del plano de las emociones. Nadie que no lo haya experimentado lo podrá comprender. Sería como explicarle a una gota que cae hacia abajo en una sola dirección por un cristal en solo dos dimensiones (la del plano y la del tiempo)  que existen cuatro dimensiones. Con la meditación salimos de nuestra cuarta dimensión, si no los has probado no lo entenderás. Para la gota que cae por el impulso de la gravedad es incomprensible que haya otra realidad en la que además de bajar pueda subir o pueda moverse perpendicularmente al plano del cristal unidimensional. La ciencia ha demostrado que existen 11 dimensiones mediante ecuaciones y a través de experimentos en el CERN: Teoría de cuerdas o teoría del todo. Con la meditación se puede experimentar que nuestro ser va más allá de nuestro cuerpo.

Conclusiones

De modo que, como conclusión, por lo que hemos aprendido de nuestros maestros creativos no existen enemigos, ni rivales, sino maestros de los que podemos aprender lecciones. Nadie nos hace daño, nos hacemos daño con los demás al no entender la lección y repetir un patrón* . Una vez aprendida la lección, en el ámbito que sea, como el espacio creativo, ya no se repetirá el patrón. El sufrimiento en la creatividad es un bloqueo, nada puede fluir, solo en el momento que dejamos de sufrir liberamos a la mente de la emoción y la conciencia tomará las riendas del proceso creativo. Tampoco hay errores, no se debería llamar error al primer intento fallido, el único error sería repetir indefinidamente los intentos fallidos siguiendo el mismo esquema. El creativo no entiende el error como un error, sino como una prueba de aprendizaje. Incluso en realidad el error enriquece el arte, dado que el fallo hace única a la obra de arte: como un sello o una moneda que es única por haber sufrido una diferencia en su fabricación o impresión. Esa moneda única tiene más valor precisamente por ser diferente, los coleccionistas pagan millones por sellos o monedas únicas, con accidente en la impresión.

*Los patrones o arquetipos del inconsciente colectivo los estudió C. G. Jung (Paidós, Psicología profunda)

Entonces viendo las cosas así nos damos cuenta de que no hay errores sino particularidades o tentativas de aprendizaje, que dan más valor a la una expresión universal. Cuando eliminamos está visión limitante del error y de la rivalidad solamente queda el amor y el agradecimiento, como vía de realización. Un guía y una vía de realización en todos los ámbitos.

Recuerda: Convierte a tus enemigos en maestros, a tus errores en lecciones y al amor en tu único guía.

Máximo Ribas

A mis maestros creativos. http://maximoribas.es/tecnicascreativas

"Una cosa he aprendido: qué hay que vivir esta vida. Esta vida es el camino, el más buscado, el camino hacía lo incomprensible, que llamamos divino. Yo encontré el camino correcto: me condujo hasta ti, mi alma." El Libro Rojo de Carl Gustav Jung.

Cursos de la Escuela Granada a los que he asistido y recomiendo. Los cuatro cursos son consecutivos, sin hacer el de relajación creativa es imposible entender la inteligencia emocional. Los siguientes no requieren los primeros cursos necesariamente pero si es recomendable haberlos hecho. C/Jardín de San Federico nº 5 Bajo Izquierda 28009 Madrid. c/Jardín de San Federico nº 5 Bajo Izquierda 28009 Madrid. escuelagranada@hotmail.com

  1. Relajación creativa
  2. Curso de inteligencia emocional o habilidades emocionales
  3. Consciencia creativa
  4. Consciencia creativa

Aprender PNL:

Música para meditar:

 

Author: Máximo Ribas

Máximo Ribas es licenciado en Bellas Artes por la Universidad Complutense de Madrid, en 1996. Es pintor, ilustrador y publicista.

Share This Post On

1 Comment

  1. Muy interesante. Enhorabuena. Creo que también el conflicto nos enseña mucho…

    Post a Reply

Trackbacks/Pingbacks

  1. a mejor técnica creativa es saber que: triunfar es no necesitar triunfar - […] para romper los paradigmas, para dejar la hoja en blanco; como situarnos en el disfrute y no el sufrimiento; centrarnos…
  2. El juego como un motor de la creatividad - […] creatividad es el mejor recurso, es un espacio en el que el error no se penaliza y el disfrute…

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*